webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: VIRTUDES, LA ESPOSA FIEL -Cuatro-



Relato: VIRTUDES, LA ESPOSA FIEL -Cuatro-

Lean antes Virtudes, la esposa fiel -uno, dos y tres-
CONTINUACION

Me encontraba en el paseo marítimo de Marbella. Había mucha animación, gente de todas las edades y nacionalidades. Andaba distraída contemplando el mar, recordando la situación que se había creado en la habitación del hotel entre mis dos amigas y los jovenzuelos. Me parecía imposible que ellas parecieran dispuestas a organizar una orgía con los tres niñatos. Vamos que me pareció entender, por lo que vi, que estaban dispuestas a que follásemos los seis en la misma habitación y que nos cambiásemos de chico, alternativamente, hasta que cada una de nosotras disfrutase de la polla de los tres. Vamos que hubiese mamadas, penetraciones vaginales, anales y hasta dobles o triples penetraciones, por la boca, el chocho y el culo, de los tres niños con cada una de nosotras. "Serán guarras" -pensé. En mis treinta y nueve años que tengo, nunca había participado en esas orgías. Nunca había estado con un hombre, mas que con Luis, mi marido. Lo más que había hecho fue, una mañana mientras Luis trabajaba, ver una película porno, en la que se veía cómo una mujer desnuda, en la cama, se masturbaba el clítoris con una mano, a la vez que, con la otra, se introducía en la vagina el pino de la nariz de "Pinocho", logrando un tremendo orgasmo y sacando después la nariz del muñeco ensangrentada. Aquello me había puesto cachonda y no hacía más que pensar en la llegada de Luis del trabajo. Mientras venía; me puse un vestido negro de tubo ajustado, que me llegaba un poco más abajo del culo. No llevaba más; ni sostén, ni braga. Cuando llegó Luis, se puso a comer; yo le miraba insinuándome y dirigía de forma furtiva mi vista hacía el plato de fruta, que contenía plátanos de buen tamaño. Luis pareció darse cuenta y los dos nos reímos picaronamente. Velozmente, fuímos al dormitorio y Luis me echó sobre la cama, subiéndoseme el vestido hasta la cintura y dejando ver todo mi coño palpitante y mojado. "No traes el plátano" -le dije. Luis volvió de la cocina y sin pensárselo dos veces, me introdujo el plátano en la vagina, lo que hizo que me pusiese loca de excitación y de placer. Comencé a mover mi coño frenéticamente con el plátano dentro y vi como Luis de excitación se corría mojando los calzoncillos. Yo lograba un orgasmo fantástico...... . En otras ocasiones, que hicimos el amor, mientras yo le chupaba salvajemente la polla, él me introducía un consolador en la vagina y yo le decía: "¡Qué guarra soy, con dos pollas a la vez". Otra vez, teniéndome a cuatro patas en la cama, metía su enorme polla en mi pequeño agujerito del culo y al mismo tiempo, con su mano, me introducía el consolador en mi vagina. Me volvía loca sentir los dos objetos rozando la piel que separaba mis dos cavidades. Después que él eyaculaba dentro de mi ano; yo me masturbaba con la mano y lograba un salvaje orgasmo. Luis decía: "Sería maravilloso que probases con dos hombres", a lo que yo respondía: "De momento confórmate con esto".
..... "Si estoy abierta a nuevas experiencias, pero siempre que participe mi marido" -llevaba metido en mi cabeza.
Estos pensamientos y la tira única de mi tanga, por mis nalgas entre los glúteos, rozando mi ano y mi vulva, habían hecho que sintiese un picor en mi clítoris muy agradabe. Así estaba abstraída, cuando vi que me asaltaba un viejo, pidiéndome unas monedas para comer. Le di unos euros y el viejo agradecido, me soltó, guiñándome un ojo:
-¡Vaya par de tetas, señorita!
-Señora -le respondí.
-¡Ah!, pues perdone....¡Vaya culazo, señorita! -y siguió su camino.
Al final del paseo atisbé un pintor, que efectuaba firmes trazos con un pincel sobre la tela de un caballete. Me acerqué, y pude ver, que pintaba el mar; plasmando el color de la aurora con el ocaso del sol. Era un bonito cuadro. Me fijé en el hombre: Debía tener unos sesenta años, varonil, más alto que yo; una melena larga alborotada de rojizo color y vestía una ropa vaquera desenfadada. Al notar mi presencia dijo:
-¿Le gusta, señora?
No sé como adivinó que era casada, pero agradecida por su cortesía, respondí:
-Es muy bonito. Tiene colores muy vivos. Parece real.
-Ya he acabado por hoy; vivo cerca. Si quiere puedo enseñarle mi estudio.
Le miré fíjamente; inspiraba confianza. Dudaba, pero al final decidida, asentí con la cabeza. Recogió sus bártulos y nos dirigimos a su casa.
Me quedé sola en el estudio; mientras David, que dijo llamarse el pintor, fue a buscar unas bebidas. El estudio estaba repleto de cuadros; la mayoría eran mujeres pintadas: unas el rostro, otras de la cabeza hasta la cintura y abundaban muchas desnudas totalmente.
-¿Le gustan, Virtudes?
-Pinta muy bien, David.
Me llevó al diván y me invitó a sentarme. Al posarme en él y estar tan mullido, hizo que mi culo se introdujese profundamente, con suavidad, sobre el almohadillado y que se elevasen ligeramente mis piernas, haciendo que el vestido subiera hasta mi cintura, enseñando todos mis muslos y el principio del tanga negro. Me quedé cortada y crucé mis piernas, para al menos no enseñar la braga y que David no pensase que era una fresca. Apoyé mis brazos sobre el diván. El pintor pareció no fijarse en mi desnudez y me ofreció un combinado que dijo: "Es muy estimulante. Refresca y al mismo tiempo anima". No dijo que contenía. Mientras bebíamos, que por cierto me pareció delicioso el combinado, David me fue enseñando láminas de dibujos de mujeres desnudas. Yo las miraba con interés. De golpe David me preguntó:
-¿Por qué va sola y como preocupada?
Este hombre parecía que adivinaba mis pensamientos. Le conté que había venido con dos amigas, que me había enfadado con ellas por causa de las intenciones sexuales de los chicos. Que estaba casada, tenia dos hijos, y había prometido fidelidad a mi marido.
-Lo importante de una persona en la vida es intentar hacer lo que desea, porque si no, vivirá el resto de su vida amargada. Todo lo demás no importa. Todo lo demás son tabues; prejuicios creados por la sociedad -y me soltó de sopetón-: ¿Ud. deseaba follar con esos jóvenes?
Me puse colorada como un tomate y respondí:
-Quizá si fueran algo más maduros y en presencia de mi marido.
-Ve. Su marido es el prejuicio, es el tabú. Es lo que la impide disfrutar de sus deseos y descubrir después si la gusta o no la gusta.
No supe qué responder. El vestido no hacía más que subírseme y enseñaba todo el tanga. David vino con dos combinados más y me ofreció:
-Beba, la relajará -y añadió-. Sabe Virtudes, me gustaría dibujarla.
Puse cara de interesante y pregunte:
-¿Me haría un retrato?
-¡No! Me gustaría dibujarla desnuda.
Me quedé de piedra. David quería que me desnudase delante de él. No sabía qué decir. No me había desnudado ante ningún hombre, que no fuese mi marido; estaba indecisa, pensé en marcharme y olvidarlo todo. Pero, por otro lado, me agradaba la idea de que me hiciesen una pintura. Además David parecía un señor serio y me trataba con mucho respeto. Sólo se trataba de hacer un dibujo. Nada más. Me bebí de un trago el combinado y me levanté resuelta a posar para él. David cogió de una mesa lápiz y papel, colocándolo en la tela del caballete y parecía como abstraído. No me miraba. Esto me animó, pues pensé que no era más que el trabajo de un profesional y decidida dejé bajar mi vestido hasta el suelo, quedando semidesnuda delante de él. Sólo llevaba puesto mi diminuta tanga negra brasileña. Tapé ruborizada mis dos tetas con mis manos y no sabía qué hacer.
-¡Quítate la braga, también!
Seguía sin mirarme. "¿Cómo podía saber que no me había quitado el tanga?" -me pregunté. Despacio fui bajando las manos de mis tetas y dubitativamente despojé la tanga de mi sexo, dejando que cayese al suelo. David me miró, me contemplaba fíjamente. "Me observa, como mira un médico, como una artista profesional; es pintor" -pensé. Se puso delante de mí, muy cerca y dijo:
-¡Tienes dos tetas colosales! y....¡Un culo terso y duro, también! -después de, rápido y fugazmente, darme un azotazo no muy fuerte en mi trasero, que yo poniéndome como la grana supuse lo hacía para que me relajase y tranquilicase mis músculos. Me Llevó de la mano al asiento de posar, y, allí, sentándome, colocó mi cara mirando al caballete y cogió mis manos poniéndolas debajo de mis tetas, de forma que sobresaliesen más y mis dedos rozando los pezones, que se pusieron duros y tiesos. David fue al caballete y comenzó a dar rápidos trazos para realizar un boceto de mi cuerpo. Llevábamos veinte minutos así, yo completamente desnuda; cuando apareció en el estudio, delante de mí, un joven, como de unos treinta años, bellísimo.Era alto, rubio, atlético, de finas facciones. Yo sorprendida y avergonzada corrí hacia David, que me dejó una bata para taparme.
-No te preocupes, Virtudes. Es Favio mi modelo.
Nos presentó y preparó otros combinados para distender la situación provocada. Yo nerviosa me senté en el diván y vi como Favio, donde yo antes había posado, se desnudaba completamente, quedando a mi vista su esplendoroso cuerpo. Parecia un apolo. El David de Miguel Angel. En él todo era perfecto. Su cabeza, su tronco, sus brazos, sus piernas. Todo guardaba armonía. Era pura fibra. Y no pude apartar mi vista de su enorme pene; tenía una polla de debía medir veintiocho cm. y ocho cm. de grosor. Era apabullante su poderío.
-Virtudes, cumple tus deseos -me dijo el viejo pintor.
Como hipnotizada ante la visión de aquel efebo, de aquel dios terrenal y propiciado por la bebida, me despojé de la bata y desnuda, segura, me acerqué a Favio y poniéndome de rodillas coloqué mis labios en el glande de mi apolo y abrí mi boca intentando introducirme su polla. A duras penas conseguí meterme la mitad de ella, que llenó toda mi boca y bloqueaba mi garganta impidiéndome respirar. Noté como los flujos de mi vagina comenzaban a caer al suelo. Casi ahogándome, saqué la polla de Favio que palpitaba y daba pequeños movimientos. Me cogió en brazos y me llevó a una mesa que había, y, allí, me depositó con suavidad. Sentó mi culo en la mesa, haciendo que inclinase mi espalda y mi cuerpo, apoyándome sobre ella, y dejando mis piernas colgando en el aire. Favio, de píe, me abrió desmesuradamente las piernas y acercándose, sin compasión, introdujo todo su miembro en mi vagina. Yo con mis piernas rodeé el culo de Favio, al tiempo que con los pies empujaba sus nalgas, para que se moviese y metiese su polla más dentro de mí. Yo como una posesa movía la cabeza, de un lado para otro; mis tetas habían crecido exageradamente, parecían dos globos a punto de explotar. Con mis manos apretaba los pezones de Favio, que abría la boca, sacando la lengua de excitación y agotamiento. En una de esas embestidas logré un orgasmo brutal: -¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!
Favio me volvió a coger en brazos, y me llevó esta vez al divan, y allí fue él quien se tumbó, boca arriba. Me puse encima de él y con mi mano agarré su pollón y me lo introduje otra vez en mi coño, que no paraba de despedir flujo. El puso sus rodillas dando en mis nalgas, de modo que, a cada cabalgada mía, notaba como mi culo daba con los muslos de sus piernas; al tiempo que me movía como loca y golpeaba con mis manos salvajemente en el pecho de Favio. Me eché totalmente encima de él, y de pronto, noté que algo duro buscaba el agujero de mi culo. Era el viejo pintor, que me introducía otra polla enorme. Nunca me habían follado así. Era maravilloso sentir las dos pollas dentro de mí. Durante quince minutos no dejamos de movernos los tres, hasta que logramos al unísono un brutal orgamo. Ellos: ¡Ohhhhhhhhhhhhh! Favio, ¡Ohhhhhhhhhhhhhhhh! David y yo: ¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!, quedando los tres sobre el diván exhaustos y jadeando.
Me levanté apresuradamente; me vestí y, sin decirles adiós, salí precipitadamente a la calle.

continuará














Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 7
Media de votos: 8.43


Relato: VIRTUDES, LA ESPOSA FIEL -Cuatro-
Leida: 2341veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

















Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



fotos porno nudistascuando mi hermana usa hilos dentales sele mete en su culo y la bajinarelatos porno gratismis relatos xxxhistorias muy eroticaspeliculas porno gratis lesbicorelatos erocticosreyes magos pornorelatos eroticos intercambiosrelatos sexo cuñadamadres de 50 años follandoporno enfermerassexosintabues gaymadre e hija porno españolasrelatos eroticos yerno te gusta mi culoporno gay viejosmaduras follando en la pisciname folle a mi padrejuegos porno doraemonen familia xxxcuentos de lesbianasgran paja cubanano consentido relatospormo geyfeminizacion relatosanciana xxxpapas follandoporbo geyrelatos fantasias eroticasrelatos eroticos parodiaschicos guapos xxxfollando vírgenesrelatos porno gay primera vezrelatos eroticos de casadas que las llevan al motelbailes eroticos pornomadura virgenfollo con mi madresexo tiernorelatos eroticcosfolladas duraschupando polla enormeporno gay hermanoDeje q mi hijo menor me la mete todita en mi rajita y la yenara d su semenporno gais gratistodo relatos gayrelatos de sexo entre madres e hijosdon quijote pornofollando a noviarelato erotico mp3historias de enemasrelatos eroticos hijastramadres de tetas grandesmasturbaciones a hombresporno joven con viejoexamen ginecologico pornoabuelas que follansexo gratis con viejoschicas follando con sus hermanosrelatos eroticos chantajesculo desgarradobiejas guarrasrelatos porno transexualculos rotosexo anal madre hijoporno con negritaslesbianas embarazadas follandovideos porno gratis de abuelas con nietosdivorciadas calientescorrida en la vaginaincestos madurasculo callerelatosporno gayplaya del colegio relatospornoprovocando al plomeroorjia gaynieta xxxfuerte pornorelato sodomizando una gordarelatos morbopeliculas porno viejos verdesporno las mejores pajasporno con tanga