webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: Yo tenía 9 años y deseaba ser penetrada por un perro



Relato: Yo tenía 9 años y deseaba ser penetrada por un perro

Yo era una nena de 9 años y deseaba que me la metiera un perro.

Cuando tenía 7 años mis padres se separaron y quizás para compensar la pérdida me compraron una computadora que desde entonces tuve en mi cuarto.
Muy pronto aprendí todo sobre computación y mi mayor entretenimiento fue mirar videos pornos y masturbarme pensando en ellos.
Todas las noches frotaba mi conchita contra el colchón o la almohada hasta quedar aliviada o agotada por el ejercicio.

Cuando ocurrió lo del perro yo tenía 9 años mi mamá 27, mi abuelo 60 y Lete, el perro,2 años. Estos son los protagonistas de mi relato.
Yo miraba muchos videos pornos, todos me gustaban pero uno se volvió mi obsesión. Era uno que mostraba a un perro lamiendo y montando a una chica muy linda con cara de buena. Desde entonces comencé a mirar zoofilia y a desear que un perro me cogiera.
Después buscaba una raza que tuviera un pene parecido al de un hombre para pedirle a mi mamá que me comprara uno como ese.
D e todos los que vi el que más me gustó fue un boxer atigrado y le pedí a mi mamá que me comprara uno como regalo cuando cumpliera 9 años.
Ella me dijo que sí y dejó en mi abuelo, es decir su padre, la tarea de conseguirlo.
Un día mi abuelo me dijo:
-Maia, te voy a llevar a un criadero de perros para que elijas uno.
Allí fuimos, el criador nos mostró muchos y entre todos vi al boxer atigrado de mis sueños, tenía algo más de 2 años, lo que me gustó de él fue su pene grande como el de un hombre.
El hombre le dijo a mi abuelo:
-El que le gusta a la nena es ideal para ustedes que no lo van a hacer competir, es de raza pura y tiene papeles pero no podría ganar ningún premio ni servir como reproductor porque es demasiado grande para lo que se busca de esta raza, además es un perro muy manso, le aseguro que jamás la va a morder.
Cuando el hombre dijo que era demasiado grande yo pensé que su pija también era grande y lo elegí.
Alguno dirá que la verga de un perro boxer no es como la de un hombre, pero bueno a los 9 años yo pensaba que sí.
-¿Qué nombre le pondrás?- me preguntó mi abuelo.
-Lete.

Lo primero que noté de Lete fue que le gustaba lamer mis pies y también descubrí que eso me provocaba mucho placer.
Estaba decidida a ponerme desnuda y en cuatro patas delante de Lete para que me la metiera como había visto en los videos que los perros se la metían a las mujeres. Pero primero quería saber si él era bueno y además esperaba quedarme sola en la casa por temor a ser descubierta por mi mamá, digo que esperaba que ella saliese por varias horas. Pasaban los días y mi mamá solo me dejaba sola cuando iba hasta la panadería o la verdulería o algún otro lugar cercano. Esos momentos yo los aprovechaba para hacer que el perro me lamiera la concha hasta que escuchaba que mi mamá abría la puerta del patio, entonces corría hacia el baño, cerraba la puerta dejando a Lete afuera y caliente.
Una tarde se lo hice a mi perro con la mano, quería ver cuanto le crecía y como le salía la leche. Mientras se la hacía me calenté tanto que tuve un impulso irrefrenable, le bese la verga y se la lamí pero solo unos segundos porque su olor no me gustó. Esa fue la primera vez que vi como y cuanta leche sale del pene de un perro.

Una tarde llegó a oportunidad que esperaba, cuando regresara de la escuela no estaría mi mamá y me quedaría sola 4 horas.
A llegar me aseguré que no había nadie en casa, entré al perro que estaba en el patio cerré puertas y ventanas y me desnudé casi con desesperación dejando toda mi ropa esparcida por mi cuarto.
Note que estaba nerviosa, intenté tranquilizarme respirando hondo y soltando en aire lentamente. Apenas lo logré en parte, ansiosa fui al encuentro del perro, Lete me recibió con alegría y entusiasmo.
Caminé por el pasillo hasta el comedor seguida por él, yo estaba disfrutando del placer que me daba andar por la casa completamente desnuda.

Me detuve, Lete parado frente a mi me miraba a los ojos, cuando comencé a acariciar su cabeza el perro empezó a lamerme la concha.
Abrí más más las piernas mientras que lo acariciaba para hacerle entender que estaba todo bien que me gustaba y que podía continuar.
Quería sentir su lengua más adentro de mi vagina. Acerque una silla y puse un pie sobre ella, la empujé con el mismo pie para alejarla y que quedaran mis piernas más abiertas. Ahora Lete me daba más placer y no se cansaba de lamer, empecé a sentir el comienzo de un orgasmo que me hizo estremecer, en ese mismo momento la pierna que tenía sobre el piso me tembló después todo mi cuerpo tembló cuando acabó mi orgasmo, cuando acabé y bajando la pierna de la silla intenté alejar al perro que seguía lamiendo mi vagina.

Lete dejó de lamerme y me agarró una pierna pero yo me senté y lo aparté de mi con un empujón y un grito. No estaba enojada con él sino que quería ser penetrada y desvirgada por el perro, por eso no lo dejé
que se satisficiera con mi pierna.
Luego me levanté de la silla para ir a orinar, entré al baño dejando a
Lete afuera.
Vi que un hilo de baba de perro corría por mi pierna tenía la concha muy mojada pero era más por los lamidos del perro que por mis fluidos
vaginales, me sentí sucia y sentirme sucia hizo que otra vez comenzara a calentarme.

Tomé la decisión de perder la virginidad en el baño.
Pensé que mi madre podría llegar antes de lo previsto y no quería que me encontrara abotonada con el perro además estaba segura de que iba a sangrar y ya había visto que de la verga de un perro sale mucha leche,
esto ensuciaría entonces el baño era el lugar más fácil de limpiar.
Descansé un momento, me miré en el espejo, tome agua, me lavé las manos y la cara pero la concha la dejé tan llena de baba de perro como estaba al entrar y abrí la puerta pero Lete no entró. Me quedé quieta un instante porque cruzó por mi mente la idea del dolor.
Pronto sentiría un dolor nuevo y no sabía que tan fuerte sería además
mi vagina no estaba madura y podría lastimarme. Tuve estos pensamientos a los que siguieron otros que entonces eran nuevos para mi, los masoquistas: desee sentir mucho dolor y que el perro destrozara mi vagina cogiéndome hasta matarme.

Salí y lo encontré en el comedor lamiéndose el pene.
-Pajero, vamos a coger.- le dije, llamándolo con un par de aplausos como solía hacerlo.

En mis primeras relaciones sexuales con ese perro me puse en cuatro patas frente a él como una perra. En esa posición el perro tiene todo el control después practiqué otras en las que la mujer puede evitar quedar abotonada y que las hubiese elegido para la primera vez pero
entonces no sabía tanto de perros como ahora.

Lete entró y yo cerré la puerta con llave, estaba decidida y ya no habría retorno.
Me senté sobre los talones y lo abracé, él lamió mi cara yo acaricié su lomo, su cabeza, toque su sexo y me puse de pie.
Apenas olió mi concha me puse en cuatro patas frente a él con las piernas abiertas. El perro me lamía la vagina y el ano yo ya estaba caliente y dispuesta para ser penetrada. Me montó pero muy alto y se movía frotando su pene casi sobre me espalda. Me adelanté alzando mi culo intentando que me cogiera por donde debía pero el perro se bajó de mi y comenzó a lamerse la verga.
Lo miré con desaliento pensando que quizás esa también era su primera vez con una mujer o con una perra.

Lo llamé golpeándome el culo.
El perro vino, me olió, me lamió y me montó.
Sentí su pene en el ano, quise tomarlo con mi mano para ponerlo donde yo quería pero antes de que yo lo hiciera la verga del perro ya golpeaba la puerta de mi vagina. Ya entraba y sacaba su puntita a veces cuando me la sacaba se desviaba pero ya conocía cual era el camino y regresaba a él.
Yo todavía podía considerarme una virgen porque muy poco era lo que me había entrado.
Otra vez tenía la punta adentro después un poco más, ya casi estaba.
El golpeteo de su verga en la entrada de mi vagina hacia que comenzara a sentir el enorme placer de un orgasmo cuando el perro empujando con fuerza, a lo bestia, como la bestia que era me rompió el himen y yo con un grito de dolor anuncié que mi vagina ya había sido penetrada.
Lo que siguió fue muy doloroso. El perro estaba sobre mi tomándome de la cintura con las patas delanteras la tenía adentro me hacia doler porque se movía con rapidez y porque mi vagina era muy estrecha.
Trate de tocarme y toque esa parte del pene de los perros que es como una bola y que es lo que hace que al entrar queden abotonados, todavía
no me la había metido pero era lo que en el mete y saca golpeaba con fuerza y yo pensé que me faltaba sentir aun más dolor del que estaba sintiendo cuando esa parte me entrase.

Mis ojos estaban llenos de lágrimas por el dolor, pensaba que el dolor sería mayor pero ni siquiera por un instante desee que aquello concluyera antes de que el perro soltara todo su semen adentro de mi vagina y perdiera su erección después de quedar satisfecho por haberme cogido.

El perro estaba acabando adentro.
En medio de tanto dolor sentí que mi vagina estaba inundada de semen de perro también me pareció que por ser tanto un poco salía de ella.
Faltaba algo: me metió esa parte más gruesa con forma de bola que hace que los perros queden abotonados.
Quedamos abotonados.
Nos quedamos quietos.
Después el perro desmontó de mi. Sentí que tiraba para sacármela pero no pudo, su verga seguía adentro de mi vagina.
Seguíamos abotonados.
Yo estaba como atontada esperando si decidir ni pensar.
Lete hizo lo que hacen todos los perros que intentan sacarla, es decir girar y quedar culo contra culo.
Cuando lo hizo sentí el último dolor fuerte. Después me puse a esperar.
Me dolía la vagina y por la posición en que estaba comenzaron a dolerme la espalda, los brazos y las piernas.

La naturaleza es sabia, después de que el perro asegura que su semen entró bien adentro de la vagina de la perra la erección cesa y se desabotonan.
Semen de perro mezclado con sangre de niña salían de mi vagina yo ya había perdido la virginidad.
Me miré en el espejo. Me vi linda y con cara de buena.
Lete fue mi primer perro poco después fui penetrada por un hombre.
Luego hubo otros hombres y otros perros.
Quizás otro día les cuente algo de algunos de ellos.
























































Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 10
Media de votos: 8.40


Relato: Yo tenía 9 años y deseaba ser penetrada por un perro
Leida: 41025veces
Tiempo de lectura: 10minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados


























Online porn video at mobile phone





Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



de acuerdo con las leyes españolas e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


Online porn video at mobile phone


casting eroticoporno violadoporno eriticorelato eroticos sumiso x dineropara estudiarrelatos de in cestoreyes magos pornomasturvaciones de mujeressindrome de down pornoporno de intercambiosme folle a mi primitaporno del guarromadres reales follandomadres guarronasrelatos te hacías del rogar y eres bien putitasuegras follando yernosorgias en escuelasrelatos x mi amiga denissemaduras eróticasla nieta se folla al abueloporno infielesabuelos gay gratisrelatos de cuñadosxxx nietasporno irlandeshijo no me toques relato eroticorelatos de incestos en familiaorgias en escuelascachondas perdidasabuelas con chochos peludosgays violadosculos virgenesfollando chinitalesbiana sumisatrabestis porno gratisrelatos de parejas liberalesrelatos eroticos cocherelatos erotikos de jovencitas en shorsito de licra sin tanguitaabuelos con nietas follandoporno calientesrelatos eroticos excitantesporno esposas infieleschat maduros chuecaputas zorras follandoporno de vampirosRelatos hot comadreschat tarot aitanarelatos eroticos marquezdesvirgamdo um culito muy apretadito relatoschica follando con su abueloviejos verdehijas muy putasmaduros gay sexoseñoras macizassexo abuela nietorelatos porno de un maestro ruralfollando a fontanerorelatos eroticos arrimando a culonarelatos eroticos amigasesposa se masturbatransesuales follando con mujeresporno madurrasrelatos eroticos con fotos realesrelatos porno en el busporno en rumanoanos folladosrelatos de dominasestudiantes borrachas follandoporno padre viola a su hijaporno infidelidadrelatos del marquezporno babodasporno de árabesdespedida de soltero pornoRelatos de embarazadas en pantimediastrio con mi madrerelatos lesbianarelatos pornos españolesmaduras vecinasporno gratis fontanerosorgias bisexualesmanoseando en el metrosexo relatos gayrelatos eroticos infielvideos pornos de esibisionista en el caromi madre follada